Micropilotes

Micropilotes

foto-micropilotes

Los micropilotes son elementos que se utilizan en cimentación. Son resistentes a esfuerzos de tracción, compresión y flexión; está compuesto por un tubo de acero colocado en el interior de un taladro perforado en el terreno y el cual se inyecta con lechada de cemento/mortero.
El elemento resistente del micropilote es una armadura de forma tubular que se coloca en el taladro y la cual se va enroscando en sucesivos tramos hasta conseguir la profundidad de cálculo.
Los micropilotes se usan cada vez más.

Hay cuatro grandes áreas de utilización:
• Como cimentación y/o recalce de estructuras, trabajando básicamente a compresión.
• Constituyendo cortinas o muros discontinuos para contención de terrenos o excavaciones profundas.
• Trabajando a flexión, tracción o flexotracción en la corrección de corrimientos o deslizamientos.
• En paraguas de pre sostenimiento de túneles tanto en las bocas (algo común en todos los túneles) como para el paso de terrenos muy difíciles o bien para la recuperación de tramos con hundimientos.
El rango del diámetro de perforación de los micropilotes varía entre 90 mm a 300 mm.

Los sistemas más empleados para la perforación de micropilotes son los siguientes:
• Rotación, en el cual el avance de la perforación se produce solamente con el giro del cabezal de corte sobre el terreno.
• Roto-percusión, donde además de la rotación existe simultáneamente un golpeo sobre el terreno generado por el martillo de que dispone el equipo de perforación. Con ello se consigue una mayor rapidez en la ejecución del micropilote. El martillo lo podemos encontrar colocado en la cabeza o en el fondo de la sarta de perforación.
La inyección del micropilote es la fase final de su ejecución y es de suma importancia dado que con ella se garantiza la unión entre el micropilote y el terreno.

Esta inyección puede ser:
• Inyección global única (IGU). En este sistema la inyección se realiza en una única fase introduciendo la lechada o mortero por el interior de la armadura tubular. De este modo, a medida que se va colmatando la tubería, el fluido de inyección asciende por el hueco anular desde el fondo de la perforación (circulación inversa), quedando el micropilote perfectamente inyectado al final del proceso. En este tipo de inyección se emplea una presión de un mínimo de 5 kg/cm2.
• Inyección repetitiva (IR). A diferencia del caso anterior, la inyección IR se efectúa en dos fases. En la primera de ellas se realiza una inyección primaria del micropilote de acuerdo al sistema IGU. Mientras que en la segunda se realiza una reinyección a través de un sistema de válvulas anti retorno que puede estar equipado en la propia tubería de armado del micropilote o bien a través de tubos especiales equipados igualmente con válvulas anti retorno ubicados en el exterior de la misma. En este caso las presiones de inyección siguen el mismo criterio en el caso anterior de manera que en ambas fases se debe alcanzar un mínimo de 5 kg/cm2.
• Inyección repetitiva selectiva (IRS). En este caso la tubería del micropilote está equipada con manguitos, dispuestos cada metro, a través de los cuales se realiza la inyección de la lechada de forma selectiva con la ayuda de un doble obturador. Previamente al proceso de inyección selectiva se realiza una inyección de sellado en el hueco anular entre la tubería y el terreno, que hace de tapón y evita que en la inyección posterior, a mayor presión, la lechada salga al exterior. El proceso de inyección selectiva se lleva a cabo en varias fases (dos o más) espaciadas en el tiempo, de manera que con cada inyección se trata de micro fracturar la anterior y ampliar el bulbo del micropilote. Para ello se requiere de mayores presiones de inyección, siendo incluso superiores a 10 kg/ cm2.